Páginas

martes, 10 de junio de 2014

Deuda de los pueblos

Nos dijo Jose Luis que había encontrado una pagina interesante.
y a ella nos fuimos de cabeza.
Como bien se puede apreciar Villarta no sale nada mal parada, sobre todo si nos comparamos con los municipios de nuestro entorno. Tiene una deuda de las más bajas, y lo más importante una deuda por persona también de las más bajas.
 Los pueblos que tienen grandes deudas y algunos que por habitante tienen poca, están la mayoría en el plan de proveedores, excepto Villarta que afortunadamente, pagó esas deudas y no necesitó adherirse a dicho plan.
Tabla ordenada según número de habitantes
tabla du
Lógicamente habría que ver los balances y que parte de la deuda pertenece a inversiones, los activos a los que corresponden etc (labor que ha día de hoy no estamos en disposición de realizar); pero si llama la atención que –Salvo Herrera del Duque- todos los pueblos de más habitantes presentan deudas muy muy bajas, y los 6 pueblos con menos habitantes tengan deudas por habitante tan altas –salvo Villarta, afortunadamente-.
Gráfico que relaciona Nº de habitantes y Deuda por persona.
graf deuda vm
Se aceptan teorías explicativas, yo opto por pensar que hay más de un factor clave y si el volumen de población aporta mas actividad económicay resta comercios a los pequeños relegándonos a ser satélites comerciales de ellos- se suma el efecto eje de comunicación y todos estos municipios –desconozco Siruela- se encuentran muy cerca de grandes carreteras y flujos de trasporte.
En fin como he dicho, se aceptan teorías.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo me decanto por; pocos habitantes
pocos votos, no somos interesantes electoralmente y la administración o mejer dicho los politicuchos pasan de nosotros.
Y otro factor elemental en mi opinión es lo derrochadora que sea la corporación municipal.

Anónimo dijo...

juan carlos
Pues si, de acuerdo con el anterior, lo derrochadora que sea la corporación; y aprovecho para (ya que solemos dar palos a nuestros alcaldes y concejales)alegrarnos que nuestras corporaciones no hayan caido en la tentación de grandes deudas, como parece que ha pasado en nuestro entorno.