Páginas

viernes, 26 de mayo de 2017

El señor Cayo

Ese hombre no nos necesita, te das cuenta. ¿Con qué derecho tratamos de arrancarles para meterles donde estamos todos??
¿Que va a ocurrir, cuando en este mundo no quede un solo hombre que sepa para que sirve la flor del sauco?
  HE vuelto a visitar al señor Cayo. Me encanta Delibes y os recomiendo que os asoméis al mundo del señor Cayo.  Os daréis cuenta que el abandono del mundo rural no es algo nuevo.CAYO
  Quien no haya leído la novela de Delibes o visto la película; verá como magistralmente se utiliza a unos candidatos a diputados –como instrumento- para el viaje, y que ellos nos descubran a Cayo.
Y este nos contrasta el mundo urbano, y sus estúpidas prioridades, frente al olvido de los pueblos
El patrimonio perdido, ante el que se maravillan los visitantes. La magia de unas abejas, o la diferencia cultural que marca caracter, y con él la visión del mundo.
El señor Cayo (y su mujer, en la que veremos reflejadas a muchas de nuestras abuelas o madres) es el último habitante de su comarca. No tardará en desaparecer, y con él su sabiduría y su riqueza.

  Mientras la ciudad –el mundo moderno- se preocupa por la tontería del momento –en este caso las primeras elecciones democráticas- el mundo rural retiene el saber eterno. Cuando desaparezca, nadie nos protegerá del presente.
En las últimas paginas, Victor se lamenta: 
… es una hipótesis, una bomba que matara a todo dios menos al señor Cayo y a mí, ¿te das cuenta? Es una hipótesis absurda, ya lo sé, pero funciona, Dani. Pues bien, si eso ocurriera, yo tendría que ir corriendo a Cureña, arrodillarme ante el señor Cayo y suplicarle que me diera de comer, ¿comprendes? —casi sollozaba—: El señor Cayo podría vivir sin Víctor, pero Víctor no podría vivir sin el señor Cayo. Entonces, ¿en virtud de qué razones le pido yo el voto a un tipo así, Dani, me lo quieres decir?…
Me da pena que Villarta caiga. Pero me da miedo no ser autónomo, ver como no soy capaz de plantar mi propia comida; y me asalta el pánico al  saber que mi padre o mis abuelos eran mil veces superiores a mi (y a mis contemporáneos) mientras me amenaza el futuro.

2 comentarios:

JCMolina dijo...

Delibes y el espejo. Para mí, ha sido y sigue siendo un referente. Sus textos nos traen ese "corpus" de sabiduría, que es la Naturaleza y sus más próximos, los agricultores, ganaderos y cazadores. Ya no quedan, o quedan de aquella manera, los tres tipos.
La "arcadia perdida" o en vías de perderse, que es la vida rural y el contacto con la naturaleza. Con sus tareas, sus sinsabores, sus enseñanzas, su observación, su paciencia y su ciencia de la interpretación, morirá con esos últimos hombres del campo, no con estos que ahora vamos de turistas, de visitantes rápidos.
Con los últimos arcadianos, morirá el lenguaje y la verdadera relación de paciencia con la tierra.
Pero este problema, que ya desde los años 60, del antagonismo campo-ciudad, se formula en toda la obra de Delibes. En cualquiera de sus obras, se hace eco de esa pérdida de valores, del hombre "con prisa" moderno, que no para , ni repara en la observación y con ello se pierde un mundo que le espera paciente.

Lo dicho cualquier título de Delibes, os clavará un aguijón de reflexión de los problemas que afectan a nuestra vida en el pueblo, y en la relación con la vida moderna. Leed y juzgad.

Anónimo dijo...

¡¡Que razón hay en todo ello!!