Páginas

lunes, 28 de abril de 2014

costumbres y folklore: los Mayos (actualizado)

Un nuevo texto que nos acerca tradiciones y patrimonio cultural que muchos teníamos difuso.
Arturo Molina Dorado
Día 2 de Mayo.
Otra de las fiestas tradicionales son los Mayos. El día 2 de Mayo, víspera de la Santa Cruz, se reúnen los mozos del pueblo y nombran su alcalde que es el que en cuestión de festejos mandará en toda la juventud hasta el año siguiente. Una vez nombrado, éste dispone las normas a seguir y el que incumpla estas normas paga la multa que se le imponga.
En esta misma noche hacen la lista de los que quieren obsequiar a sus novias, amigas o familiares
con "El Mayo" : ramo de fresno que les ponen en el balcón o tejado.

Una vez hecha la lista se disponen a cantar las coplas y echar el ramo en las casas donde viven  las personas enlistadas. Los que saben tocar algún instrumento tocan y los demás cantan las siguientes coplas:
 A  esta puerta hemos llegado,

cuatrocientos en pandilla,
si quieres que nos sentemos,
saca cuatrocientas sillas.
Desde las eras acá,
hemos roto un par de suelas,
por ver si podía ser,
mi coplilla la primera.
Por donde principiaré,
a dibujar tu belleza,
principio por lo más alto,
que es tu pulida cabeza.
Con esos cabellos rubios,
que te cuelgan por la espalda,
pareces a Magdalena,
cuando por el mundo andaba.
Es tu frente plaza de armas,
guarnecida de cañones,
tus ojos son dos luceros,
que rinden los corazones.
Tus pestañas centinelas,
que están guardando el jardín,
tus mejillas son dos rosas,
del más bello jardín.
Tu nariz es un cordón,
que sujeta mi albedrío,
como yo te adoro a ti,
con alma, vida y sentido.
Tus labios son dos cortinas,
del color del carmesí,
de entre cortina y cortina,
estoy esperando el sí,
estoy esperando el sí,
de tu boca peregrina.
Tu garganta cristalina,
que cuando vas a beber,
el agua se te trasmina,
sin poderte contener.
En el cielo de tu boca,
tengo puesta mi esperanza,
aquel que del cielo espera,
tarde o temprano alcanza.
Esos dientes de tu boca,
parecen de perla fina,
ellos blancos que lo son,
hermosos y cristalinos.
Es el hoyo de tu barba,
sepulcro donde se entierran,
dos corazones unidos,
más firmes que duras piedras.
Los pendientes que me dejo,
no los quisiera yo dejar,
que parecen dos rositas,
cuando cuelgan del rosal.
Es tu cuerpo un bello árbol,
que del salieron frondosas,
dos ramas y en cada una
cinco azucenas hermosas.
Es tu pecho un bello cofre,
tiene la llave dorada,
y a un mozo de mi pandilla,
se la tienes entregada.
Tu cintura re delgada,
que ni junco de rivera,
entre todas las de tu calle,
tu solas pones bandera.
Desde la cintura a muslo,
no te puedo dibujar,
lo que mis ojos no han visto,
cómo han de poderlo pintar.
Tus muslos son dos columnas,
todas de oro batido,
que están sosteniendo el árbol,
de todo el jardín florido.
Tu pantorrilla seguida,
que ni varita de juez,
me tienen a mi sujeto,
sin poderme remover.
Tienes un pie tan chiquito,
hermosísima deidad,
que a tres puntos no ha llegado,
no es tanta tu cortedad.
Los zapatos de esta niña,
merecían ser de nácar,
y las hebillas de oro,
y yo rendido a tus plantas.
Si quieres saber...FULANA,
quien el mayo te ha traído,
FULANO tiene por nombre,
MENGANO por apellido.
Allí va mi despedida,
la que echan los serradores,
con el martillo en la mano,
adiós ramito de flores.
Allí va mi despedida,
para que no quedes quejosa,
en el quicio de tu puerta,
dejo prendida una rosa.

Terminado el recorrido de los mayos, se van todos a la taberna y se beben en vino, el importe de las multas que han impuesto durante el recorrido, a unos por hablar alto, a otros por reírse; el caso es poner multas y cobrar dinero para después beberselo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Que gracioso y divertido, ja,ja,ja.... ¡y como se lo pasaban los mozos y mozas de antaño!!!

Anónimo dijo...

Pos mucho mejor que los de hogaño

Anónimo dijo...

Muy bueno